Miradme, repleto de zapatos y tacones, hinchado de zancadas. me asfixio con un cartel de no me pises y aún así qué mas da si me arrastra a la avenida la marea de transeuntes deberían quitarme el paso de cebra de la frente y de las piernas pero ya se sabe es democrático pisar al prójimo.

comments powered by Disqus
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus Share to Vkontakte Bookmark to Delicious More...